Inicio Internacional La historia del cine Afgano

La historia del cine Afgano

14
0
Compartir

En 1923 se proyectó por primera vez y para el público afgano una película muda y a blanco y negro extendiendo el privilegio del que gozaban desde hace una década las clases más privilegiadas del país al resto de la población, aunque no fue sino hasta 1946 cuando se produjo la primera película, dando inicio a la historia del cine afgano.

Los expertos señalan que la historia del cine afgano es una de las más antiguas del mundo, ya que tras la expulsión del colonialismo británico por los años 20, el Rey para entonces, Amanullah Khan, estaba obsesionado por el cine, decidió documentar fílmicamente todo el proceso de modernización de Afganistán durante los 10 años en los que detentó el poder.

A partir de entonces se ha acumulado mucha historia mediante las cámaras, aunque los conflictos y el paso del tiempo han contribuido a que parte de los registros fílmicos se hayan perdido y con ellos trozos de la historia viva de una cultura muy antigua.

cine afgano

Tras la toma de Kabul por parte del Talibán en 1996, se hizo presente una tremenda amenaza contra el archivo cinematográfico, dado que los yihadistas ya habían prohibido el cine y la música. Ingeniosamente uno de los archiveros, Habibullah Ali, puso en riesgo la vida ocultando en el mismo edificio miles de películas que se encontraban en el archivo antes de que los talibanes arrasaran con lo que había en él.

Cuando estos llegaron a las instalaciones, les invadió el temor a ser descubiertos y en consecuencia a perder la vida, pero afortunadamente lograron salir ilesos y hoy la hazaña de Habibullah y sus compañeros se ha convertido en 7.000 películas del cine afgano digitalizadas, una parte de su historia invaluable puesto a la disposición de investigadores, expertos y el público.

Un trabajo de digitalización que se ha llevado a cabo en alrededor tres años y donde se ha recopilado una buena parte de la historia de Afganistán a través de sus festividades, cultura, vivencias diarias, crecimiento de la industria y agricultura; siendo la intención, mostrar a las nuevas generaciones un país desconocido para ellos, un país en paz, lleno de amor donde la guerra no tiene cabida.

El mismo acto heroico de los funcionarios que decididamente se arriesgaron para salvar este trozo de la historia, sería un buen argumento para un guión digno de cualquier película hollywoodense, en la opinión de Mohammad Ibrahim Arify, quien es responsable de dirigir el proyecto de digitalización.

El joven archivero Fayaz Lutfi y con apenas 27 años, se muestra orgulloso de haber devuelto al mundo y a su país una parte de la historia que se creyó perdida y añade que aún queda mucho más por digitalizar pero que el proceso es tan lento como costoso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here