Inicio Internacional Brasil a un año después del “impeachment”, aun sumida en la corrupción

Brasil a un año después del “impeachment”, aun sumida en la corrupción

49
0
Compartir

Después de un año de que Michel Temer asumiera el poder en Brasil, se ha multiplicado en el país la inestabilidad, la corrupción y se ha agudizado la crisis económica.

A un año de que Temer haya dicho que se “terminaban las incertidumbres políticas” y tras ocupar la presidencia de Brasil, justo después de que la ex presidenta Dilma Rouseff se separará del poder debido al tan polémico impeachment, son muchos los supuestos delitos de corrupción de los que se le acusa al mandatario.

La historia vuelve a repetirse, esta vez protagonizada por Michel Temer, sobre el que pesan 25 peticiones de impeachment motivados a supuestos delitos de organización criminal, corrupción pasiva y obstrucción a la justicia.

Las acusaciones de corrupción pasiva que le hizo la Procuraduría General de la República le convierten en el primer presidente que es denunciado en pleno ejercicio de sus funciones, lo que le costó que tres partidos le retiraran el apoyo y dos le amenacen con retirárselo también; mientras el mandatario se ha valido de intercambio de favores con los diputados y senadores para no perder más aliados.

un año de que Michel Temer asumiera el poder en Brasil

Un gobierno que en tan poco tiempo ha tenido bajas importantes, siete ministros vinculados a hechos de corrupción que han dejado el cargo, como por ejemplo Eduardo Cunha aliado de Temer para separar a Rouseff del poder, ahora se encuentra tras las rejas por estar relacionado con el desvío de fondos en el caso Petrobrás; el mismo que aceptó la petición de Impeachment como venganza personal hacia la ex presidenta.

Pese a todo éste entorno, el ejecutivo ha hecho cambios de envergadura en la política económica, uno de ellos es el de congelar el gasto público los próximos 20 años, con reajuste por inflación del año anterior y el otro el impulso de las privatizaciones; también la reforma laboral cuenta con una nueva ley mediante la que será posible que los acuerdos entre patrón y empleado esté por encima de lo que se ha legislado, lo cual fue duramente criticado por opositores y sindicatos.

Una crisis social que se profundiza cada vez más, elevando la tasa de desempleo que abarca a un 13% de los brasileños, el mismo comportamiento lo reflejan las cifras de pobreza por lo que para finales de año calcula el Banco Mundial que Brasil va a tener entre 2,5 y 3,6 millones de nuevos pobres.

Otra medida que tomo el ejecutivo y en contra de la sugerencia del BM, fue suspender la ayuda familiar a un total de 356.000 familias en el marco del severo paquete de recortes; esto se traduce en más pobreza y es que cabe decir, que en un año Temer ha logrado superar la baja popularidad de Rouseff, ya que apenas un 5% de los ciudadanos le apoyan en su mandato.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here